los días 13

En Los últimos perros de Shackleton, Ben Clark utiliza al explorador inglés para escribir un libro precioso sobre el amor. Yo mismo quedé fascinado por él y por su viaje en el Endurance. Creo que Shackleton actúa para mi generación como el eslabón de dos mundos. Aquel de los grandes aventureros y este de los fracasados que sueñan. Debería desarrollar esta idea en un artículo más largo.

los días 11

En By Heart, Tiago Rodrígues cuenta, mientras intenta que diez espectadores se aprendan un texto, que en un programa holandés hace mucho tiempo vio una entrevista a George Steiner en la que el crítico relataba la siguiente anécdota: en un congreso del Partido, Boris Pasternak se reúne con sus colegas, sus amigos le dicen: has sido el único en no elogiar al Partido, si en tu intervención dices algo controvertido, te detendrán, si no dices nada, también te detendrán. Di algo que permanezca en nosotros, que podamos conservar mientras tú no estás. Llega el momento, Pasternak se planta frente a todo el congreso y sólo dice un número: 30. Inmediatamente se levantan las 2000 personas del auditorio y comienzan a recitar la traducción de Pasternak del soneto 30 de Shakespeare de memoria. Pasternak no es detenido.

los días 10

Fui a ver Mount Olympus, la pieza de 24h sobre la tragedia griega de Jan Fabre. Caminando hacia el teatro pensaba en la crónica que escribiría después. Tras veinte minutos de espectáculo entendí que era imposible escribir ninguna crónica, porque la pieza sobrepasa al ser humano, como una tormenta de nieve que dura días y borra el paisaje. Así entré. Salí llorando, medio loco, sin saber cómo, ni cuándo, ni quién, ni por qué. Sin respuestas.