los días 6

De todos los libros que reseñé hace años en este blog, y son muchos, muchos, muchos. El que vuelve a mí una y otra vez (a parte del Klaus y Lucas de la Kristoff) es Safaris inolvidables de Fernando Clemot. Y en su momento mi reseña no fue excesivamente laudatoria. Lo que confirma que lo que se queda en la cabeza suele ser inexplicable y responde a una lógica extraña.

los días 4

Hace quince años, cuando yo tenía quince años, toda la familia se mudó a la calle Carmen Cobeña. No me preguntéis por qué pero después de quince años estás Navidades de pronto aparece en mi cabeza la pregunta: ¿pero quién era Carmen Cobeña? Y resulta que Carmen Cobeña era una actriz, que estrenó a Galdós y Benavente, que se dedicaba al teatro, como yo, que no sabía que ella se dedicaba, que yo vivía ya hace quince años cuando yo tenía quince años y no sabía a lo que me iba a dedicar en la calle de una que me anticipó.

los días 2

Ayer comiendo con Vicedo hablábamos de nuestros deseos de irnos a un lugar lejano a vivir una vida que no es la que tenemos, deseos de aventuras al fin y al cabo. Según avanzaba la conversación cambiamos México por Las Canarias y poco nos faltó por acabar llegando a la conclusión de que con un pisito en la sierra nos valía. Luego me acordé del Agamenón. Volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo de Rodrigo García y de la épica del hombre en nuestra sociedad occidental. También pensé en Byron y su vida y luego pensé en lo tramposos que somos, cómo rentamos la nada como escritores.